logo

Hijas de María Auxiliadora

Salesianas de Don Bosco

  • img 7
  • img 5
  • img 8
  • img 1
  • img 2
  • img 3
  • img 6

Pastoral Juvenil

Don Bosco y María Mazzarello emplearon toda su vida para dar una respuesta, seria y concreta, a los interrogantes de los jóvenes y de las jóvenes de su tiempo. Acogiendo sus esperanzas y ganas de vivir, supieron hacer vivo y atrayente el Evangelio para ellos.

Hoy, en el surco de su existencia, nosotros HMA con renovado compromiso, seguimos viviendo en el corazón de la Iglesia para "Anunciar a Jesús a las jóvenes y a los jóvenes a fin de acompañarlos al encuentro con su persona, al compromiso apostólico y al descubrimiento del proyecto de Dios sobre su vida. Entregando nuestra vida por amor y promoviendo una pastoral juvenil: evangelizadora, educativa, social-comunicativa, misionera y vocacional, buscamos ayudarles a madurar en el amor, en las relaciones interpersonales y en la responsabilidad social, para abrirse a Dios, fuente de auténtico amor, que potencia la entrega de sí a los demás”. (Lo más grande de todo es el amor. Actas del Capítulo general XXII, nº 39).

Prospectivas

Para favorecer la sinergia entre las diferentes dimensiones o prospectivas, las Coordinadoras de pastoral juvenil a nivel Inspectorial, trabajan en estrecha relación con:

  • Evangelizadora

    Con los profesores de Educación Religiosa Escolar (ERE), a fin de que en el conocimiento del fenómeno religioso, los niños y jóvenes, puedan desarrollar habilidades, actitudes y valores mediante los cuales puedan fundamentar su desarrollo en lo trascendente. (Ley 115). Creen espacios de encuentro con Dios, con uno mismo, los otros y la naturaleza de manera que contribuyan a la construcción de un mundo mejor según los valores del evangelio.

  • Educativa-Cultural

    Con las Directivas de las instituciones educativas u obras apostólicas, con los equipos de Certificación Educativa, con los/las Coordinadoras Académicas, a fin de que los proceso tanto de la educación Formal como No Formal: lleven una intención sistemática que se concretice en currículos que aseguren el desarrollo integral, con calidad humana, metodológica, y administrativa, en consonancia con la realidad actual, promoviendo el desarrollo integral de cada persona.

  • Social-Comunicativa

    Con los Psicoorientadores, los Coordinadores de Convivencia los, Padres de Familia, los Profesores de Educación para el amor, Sociales, Informática y Español, a fin de que los educandos desarrollen competencias ciudadanas de apertura al otro, de responsabilidad social, de madurez en el amor, y de capacidad de comunicación para crear relaciones que humanicen la vida en todas sus dimensiones, conozcan el arte de preocuparse por los demás, y con amor solidario contribuyan a su crecimiento.

Movimiento Juvenil Salesiano
Nuestra delegación

Para hacer a los jóvenes protagonistas en el proceso educativo y dar respuesta a sus aspiraciones de crecimiento, amistad, identidad, fiesta, humanidad, paz, solidaridad, respeto, compromiso con la realidad personal, social, política y eclesial y sobre todo a su necesidad de hacer experiencia de Jesús, ofrecemos a quienes quieren, "El Movimiento Juvenil Salesiano".

En él a través de la comunión de diversos grupos, movimientos y asociaciones juveniles, los niños y jóvenes se unen en una misma propuesta formativa – comunicativa – evangelizadora, inspirada en el espíritu y el estilo de Don Bosco y Madre Mazzarello, aprendiendo así a ser apóstoles entre sus mismos compañeros.

Dicha propuesta, elaborada con los mismos jóvenes, es una idea fuerza que año por año, orienta toda la acción formativa, comunicativa y evangelizadora de las comunidades, y el camino de crecimiento del movimiento juvenil salesiano a manera de Itinerario. Es además punto de comunión en la animación educativo-pastoral de las FMA y los SDB.

En ella se trabajan los ejes fundamentales de la espiritualidad juvenil salesiana: La centralidad en Cristo; la confianza en María Auxiliadora: Madre y Maestra de toda vocación Salesiana; el descubrimiento de la existencia como don y como proyecto; la dimensión misionera propia de quien vive el bautismo. Todo con el fin de educar a la sensibilidad por la vida y la dignidad de los últimos, de los más débiles y frágiles, en un mundo frecuentemente permeado por una visión individualista y consumista de la persona, que tiende a homologar las culturas, las diferencias, y favorece el surgir de un nuevo racismo; de manera que los niños y jóvenes, sensibles al fenómeno de la movilidad humana y de las migraciones, se ejerciten en dar testimonio y anunciar a Jesús, vida para todos.

En el giro de pocos años y sobre todo a finales del siglo pasado, hemos entrado en la que viene definida universalmente como “la cultura de la comunicación”, una cultura nueva, otra, con respecto a la precedente, que estamos llamados a habitar en modo consciente, propositivo, y no arrastrados por ella.

La configuran un conjunto de tecnologías, fruto de la cultura de masas, y de la cultura digital, que coexisten con la realidad de la comunicación interpersonal, influyendo de tal forma en las nuevas generaciones, que el diálogo con ellas, desde los primeros años de vida, se mueve inevitablemente en la confrontación con éstas nuevas tecnologías, las cuales, no sólo se constituyen como medios de comunicación, sino que definen un nuevo modo de ser y configuran un ambiente.

En este contexto la Educomunicación, se ha mostrado como una práctica, que favorece la integración de los nuevos lenguajes que trae consigo dicha cultura, con la práctica Pastoral. En ella convergen la esencia misma de la comunicación y la educación, ofreciéndonos nuevas formas de transmitir el mensaje del “evangelio de la vida”, estimulando a asumir el diálogo como fundamento del encuentro, la escucha como respeto y acogida de las diferencias y el testimonio de trabajo compartido, como desafío por ser profetas de “esperanza y alegría”.

Dicha práctica metodológica, se convierte, en paradigma para crear sinergia entre estos campos, estimulando a articular procesos de formación comunicacional, relacional, ciudadanía trascendente y solidaria en la diversidad de dimensiones en que la persona y la pastoral se sitúan, se relacionan y se integran para dar lugar a un proceso unitario en el que “educamos comunicando, comunicamos escuchando, escuchamos evangelizando y orientando a una nueva ciudadanía.

Estas intuiciones u observaciones, han llevado a nuestro Instituto, después de varias experiencias, a la convicción de que asumirla como nuevo paradigma, es a la vez, revitalizar la dinámica del Sistema preventivo de Don Bosco, en sus tres pilares fundamentales: “la razón” que favorece el juicio crítico y abre a la formación del compromiso social, “la religión” como núcleo de formación a la trascendencia y “el amor” que comunica vida, que dialoga y acoge con bondad lo diferente. Es crear unidad en la animación pastoral porque los procesos: Educación-Comunicación-Evangelización, vienen a ser promovidos como dimensiones de un único camino que conduce a la formación integral de la personalidad del joven. Es encontrar oportunidades para idear un camino seguro, eficaz y coordinado para promover LA CULTURA DEL ENCUENTRO, tan necesaria hoy y posible gracias a los avances de la era digital.

El Papa FRANCISCO la propone como la respuesta más adecuada a los retos que la realidad actual lanza a la educación, la comunicación y la Pastoral. Son palabras suyas: “El mundo sufre numerosas formas de exclusión, marginación y pobreza; así como de conflictos en los que se mezclan causas económicas, políticas, ideológicas y también, desgraciadamente, religiosas. En este mundo, los medios de comunicación pueden ayudar a que nos sintamos más cercanos los unos de los otros, a que percibamos un renovado sentido de unidad de la familia humana que nos impulse a la solidaridad y al compromiso serio por una vida más digna para todos. Comunicar bien nos ayuda a conocernos mejor entre nosotros, a estar más unidos. Los muros que nos dividen solamente se pueden superar si estamos dispuestos a escuchar y a aprender los unos de los otros. Necesitamos resolver las diferencias mediante formas de diálogo que nos permitan crecer en la comprensión y el respeto. La cultura del encuentro requiere que estemos dispuestos no sólo a dar, sino también a recibir de los otros. Los medios de comunicación pueden ayudarnos en esta tarea, especialmente hoy, cuando las redes de la comunicación humana han alcanzado niveles de desarrollo inauditos. En particular, Internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos; y esto es algo bueno, es un don de Dios”.
CFRT.- http://w2.vatican.va/content/es/messages

Y en otro documento agrega:

“En cada nación, los habitantes desarrollan la dimensión social de sus vidas configurándose como ciudadanos responsables en el seno de un pueblo, no como masa arrastrada por las fuerzas dominantes. Recordemos que «el ser ciudadano fiel es una virtud y la participación en la vida política es una obligación moral»[180]. Pero convertirse en pueblo es todavía más, y requiere un proceso constante en el cual cada nueva generación se ve involucrada. Es un trabajo lento y arduo que exige querer integrarse y aprender a hacerlo hasta desarrollar una cultura del encuentro en una pluriforme armonía” (Evangelii Gaudium N.220). CFRT.- http://w2.vatican.va/content/francesco/es

Presentamos aquí los resultados de un esfuerzo comunitario a nivel provincial, por estructurar un proyecto a favor de la CULTURA DEL ENCUENTRO, como respuesta a este llamado del papa. Proyecto que animará y coordinará el trabajo de este sexenio (2016-2022), desde la prospectiva social-comunicativa que sugieren las LOME para la pastoral. Compartiremos, recursos, producciones, sistematizaciones a fin de implementarlo progresivamente, evaluarlo y retroalimentarlo.

Sobre nosotros...

"Somos las mujeres y los hombres que hemos optado por Dios al servicio de los jóvenes". P. Jhon Jairo Gómez R.


La Hija de María Auxiliadora elige a Dios irrevocablemente:

  • Vive el don de sí misma en fraternidad.
  • Con corazón pobre, ofrece el servicio de Evangelización.
  • En la gozosa amabilidad Salesiana irradia el Amor de Cristo.
  • Gasta la vida con la misma pasión Apostólica de Don Boso y de Madre Mazzarello.
Ubicación
Casa Inspectorial
  • Dirección: Carrera 33 N° 48 - 63, Medellín.
  • Pbx: +57(4) 239 04 19
  • Fax: +57(4) 239 27 91
  • Email: smazzar@une.net.co
Te puede interesar
Santos
  • San Juan Bosco
  • Santa María Mazzarello
  • Santo Domingo Savio
  • San Luis Versiglia y Calixto Caravario
Beatos
  • Padre Luis Variara
  • Laura Vicuña
  • Ceferino Namuncurá
  • Alessandrina Da Costa y otros...
Colombia "Inspectoría Santa María Mazzarello"
Todos los derechos reservados - 2015