logo

Hijas de María Auxiliadora

Salesianas de Don Bosco

  • img 1
  • img 2

Formación

En nuestra vida de Hijas de María Auxiliadora la formación asume las características de la específica experiencia de Espíritu Santo que nos han transmitido Don Bosco y la Madre Mazzarello y que nosotras personal y comunitariamente tenemos el deber de vivir y desarrollar, en sintonía con el cuerpo de Cristo que crece continuamente. (C 77).
Este proceso se puede dividir en dos etapas: la formación inicial y la formación permanente. Describimos brevemente cada una de ellas.

  • Permanente

    Insertas en la Iglesia local y atentas a las personas y al territorio, las hermanas que han profesado sus votos en Perpetuo, o “Para Siempre”, conjugan creativamente su estar “siempre en contacto con la juventud” con su identidad de mujeres consagradas, habitadas por el misterio de Dios, a la escucha de su voz para aprender de él la verdadera sabiduría de la vida (cf. L 22,10-12). Para ello se empeñan en una autoformación continua, que tiene como Mira la Configuración con Cristo a través de una adecuada y progresiva renovación y actualización según el carisma salesiano. A fin de que dicha formación tenga continuidad, y responda a las nuevas exigencias y las necesidades formativas presentes en la vida religiosa actual, a las llamadas del Papa Francisco y la Iglesia, y a las necesidades de los jóvenes, el Instituto ha elaborado un Proyecto formativo, que confía a cada una para su orientación y a las animadoras de estos procesos, en su tarea de acompañamiento.

  • Inicial

    El camino de la maduración vocacional es como una peregrinación hacia la madurez de la fe, hacia el estado adulto del ser creyente, llamado a decidir sobre la propia vida con libertad y responsabilidad, según el misterioso designio de Dios. Tal viaje procede por etapas graduales, y se vive en la comunidad eclesial, en contacto con hombres y mujeres que ya han realizado su vocación y en compañía de educadoras y educadores abiertos al Espíritu. Inicia con un tiempo de discernimiento del propio proyecto, haciendo experiencia de vida comunitaria y apostólica en una de las casas de la Inspectoría, en forma de voluntariado. Continua el discernimiento, con una fuerte experiencia de vida cristiana, en la que se profundiza el sentido de la consagración bautismal. Se pasa luego a la comprensión de la consagración religiosa como plenitud del bautismo, haciendo experiencia de vida comunitaria y apostólica según el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, para culminar en la profesión religiosa temporal por 6 años y llegar así a la Profesión Perpetua.

El Instituto confía su animación a las animadoras de cada comunidad, quienes son coordinadas por un equipo de reflexión.
La palabra de Dios, la palabra del Papa y la Palabra de la Madre se constituyen en elementos importantes para dicha formación, que cada una asume con responsabilidad y continuidad. A fin de favorecer su presencia oportuna en la jornada diaria, presentamos aquí algunos recursos útiles, que se actualizarán periódicamente.

Sobre nosotros...

"Somos las mujeres y los hombres que hemos optado por Dios al servicio de los jóvenes". P. Jhon Jairo Gómez R.


La Hija de María Auxiliadora elige a Dios irrevocablemente:

  • Vive el don de sí misma en fraternidad.
  • Con corazón pobre, ofrece el servicio de Evangelización.
  • En la gozosa amabilidad Salesiana irradia el Amor de Cristo.
  • Gasta la vida con la misma pasión Apostólica de Don Boso y de Madre Mazzarello.
Ubicación
Casa Inspectorial
  • Dirección: Carrera 33 N° 48 - 63, Medellín.
  • Pbx: +57(4) 239 04 19
  • Fax: +57(4) 239 27 91
  • Email: smazzar@une.net.co
Te puede interesar
Santos
  • San Juan Bosco
  • Santa María Mazzarello
  • Santo Domingo Savio
  • San Luis Versiglia y Calixto Caravario
Beatos
  • Padre Luis Variara
  • Laura Vicuña
  • Ceferino Namuncurá
  • Alessandrina Da Costa y otros...
Colombia "Inspectoría Santa María Mazzarello"
Todos los derechos reservados - 2015